Poesia / A. Solá González 

Pedro del Castillo funda Mendoza

por Alfonso Solá González
Dios te salve, Señora, garza de luna austral
abanico de nieve sobre el valle de Guentata
y sobre el hierro y los caballos de hierro
y sobre nuestra sangre de hierro que se apaga
en estas tierras desoladas y puras.
Oh Madre, oh paloma crecida sobre la cordillera!
En este oscuro palomar te nombro.

Soy Pedro del Castillo y crucé el ancho mar
y crucé los desiertos
y arrastré las banderas de la ira y la piedad
para traer a esta oscura garganta del agua
bajo los altos montes la Harina de tu vientre.
Yo, Pedro del Castillo,
en el nombre y servicio de tu hijo, el LLagado,
pueblo y fundo estas provincias de Cuyo
barridas por el silencio de las piedras eternas
y el canto de los pájaros australes.
Levanto aquí la casa del hombre y se endurece
la cal de la mañana sobre las serranías.

Soy Pedro del Castillo, fundador, bala y uva,
madera de la cruz y ceniza del rancho.
Aquí fundo y reparto la tierra y estos indios
que son naturaleza, Verbo y dulcísimo piel
y el pan reparto y estas claras hierbas de América
bajo el aire en que sube la Purísima Garza.

Jorge Ramponi
A. Tejada Gómez
Fernando Lorenzo
J. L. Escudero
A. Solá González
Ocho Clásicos
Otros Poetas
Poemas de Amor
Sala Bilingüe
Sala del Vino
Cómo leer un poema
Poemas de Lectores

 

Copyright 2005 PUNTO COM S.A.  Reservados todos los derechos.