Inicio / Poemas al paso 

BIG BANG

por Ulises Naranjo
Ya hemos visto el oscuro vientre del anillo
y las costillas grabadas con el único número del viento.
Las puntadas desparejas del inicio y la sorpresa
los intestinos cretenses hechos polvo
y el último cuerno puro destrozado por la lluvia.
Y la túnica vencida por el peso de maderos y salivas.
Y los escudos de piedra pintados por los niños.
Ya hemos amado el perfume de la muerte
el silbido intermitente del gran pájaro en picada
las dulces fogatas del alcohol santificado
el filo de las piernas blandas y mojadas
y los poemas de los perros más rabiosos.
Ya somos el descuento y la conciencia
aunque el deseo se reconcentra como un toro
hostigue nervios de ángel tiritando por el gozo
y en la noche nos inyecte brebajes de sed.
Ya somos la exacta cifra de nuestra arruga
mientras la primera palabra todavía se resiste
y el penúltimo gemido fosiliza en pensamiento.
Mientras la piel del cielo se expande como un incendio
en cada poro está la peste amontonada
y en la peste la cura agitando sus collares
y en la palma del viajero la brújula partida.
Sólo necesitamos el aceite del gusano
que nos inmolará en perpetuo alimento de dios
y la justificación final en el eructo de la bestia
el último ademán de la impudicia de la vida
el definitivo tatuaje de la cabellera del sol
el gas que será el salmo de la gloria nutritiva.
Hasta tanto
la imagen será el valor de los cobardes
y el tiempo una campana
y el hombre una promesa.
Siempre vivimos engañados y felices
y en el fondo de la caja sólo hay diente y osamenta.

Afuera el agua es mansa y verdadera.

(En “Big Bang”, 1995)

Enlaces
Poemas al paso

 

Copyright 2005 PUNTO COM S.A.  Reservados todos los derechos.