Teatro / Autores Mendocinos 

PRIMERA PARTE

El Rostro

por Susana Tampieri
El escenario a oscuras comienza a iluminarse lentamente. Está desierto, sin decorados. Cámara negra. A foro, izquierda, una pantalla para proyectar diapositivas.

De un salto aparece, en medio de la escena, un hombre vestido con malla blanca, que se moverá y actuará como mimo más que como actor. Llevará un tricornio de colorinches al estilo de la Commedia dell?Arte.



Saluda al público con grandes reverencias y con un chasquido de los dedos se dirige al iluminador y pide:



NARRADOR: ¡ LUZ ¡.



(Un haz de luz roja se vuelca sobre él. El Narrador aparenta indignación) No! ¡ Nooo! ¡ En rojo, no! ( Se apaga la luz roja y un nuevo haz lo ilumina, esta vez, amarillento. El Narrador se dirige al iluminador y agradece) (Con una reverencia) . ¡ Gracias ¡ Distinguido público!. ( duda) No...(reflexiona, como para sí) Distinguido viene de distinto...Mejor...( reverencia) Respetable público!. Voy a presentarme. Yo soy el Narrador .Me conocerán por mi oficio, no por mi nombre. El anonimato me sienta y me confiere una presunción de objetividad. Suena más responsable:? Se dice...?, que ?Dice Fulano?..., porque Fulano puede discutirse, pero ? se dice?, no.

?Se dice?...y esto Uds. ya lo habrán intuido, luego de los milenios transcurridos, desde que el bípedo parlante se estableciera en el planeta, que LA HISTORIA ES UNA SUCESIÓN DE METÁFORAS. (Señala con un amplio gesto al teatro) Aquí...en este teatro, representaremos una breve metáfora que no pretende ser Historia. No figurarán en ella personas vivas o muertas, de modo que nadie se de por aludido, eludido o vituperado. Habrá que fijar lugar y tiempo de la acción. Para lo primero fundaremos un pueblo.(Proyección de diapositivas en la pantalla. : Nueva York. El Narrador se sobresalta visiblemente. Hace gestos a los técnicos, que se supone, están en la penumbra) ¡No! ¡No! ¡ Más chica!.( Diapositiva de Moscú) No! ¡ Por favor! ¡Más chica!.(Diapositiva de Buenos Aires). No! ¡ Por favor! ¡ Más chica!.( Diapositiva de un dibujo esquemático de un pueblito )(Suspiro de alivio) Bien...Así está bien. En cuanto al tiempo: antes o ahora o después...Este pueblo tiene sus autoridades: el señor Alcalde. (Hace un gesto de presentación. Por la izquierda aparece un actor con traje negro, vientre voluminoso y una banda que le atraviesa el pecho. La banda puede ser a cuadritos o a lunares de cualquier color .Entre serio y adusto hace una reverencia al público y sale por la derecha ) Y el Jefe de Policía. (Aparece un actor con bombachas, botas y gorra militar. También serio y adusto. Hace una reverencia al público y sale por la derecha ) En este pueblo reinaba el habitual juego de intereses, de luchas subterráneas y heroísmos anónimos, conocidos con el nombre genérico de ?orden establecido?. Pero...hete aquí...que un buen día...



(Hace un gesto con la mano hacia la izquierda del escenario, él continúa en el extremo derecho. Diapositiva de enfermera indicando silencio y entran, al unísono, dos actrices vestidas como enfermeras).



ENFERMERA 1: ¿ Qué opinas de lo que ocurre?

ENFERMERA 2: Para mi es casualidad.

ENFERMERA 1: No hay casualidad así....¡ Nunca había ocurrido esto ¡

ENFERMERA 2: ¿ Que nazcan cuatro niños idénticos pero de distintos padres ?..¡Vamos! Somos enfermeras y hemos ayudado muchos partos. Todos los recién nacidos se parecen.

ENFERMERA 1: Se parecen...pero éstos son idénticos! .Les hicieron la prueba de la impresión de las plantas de los pies...¡ Y fueron iguales!..

ENFERMERA 2: Casualidad, mujer, casualidad . Los mellizos...¿no son iguales?.

ENFERMERA 1: Los mellizos salen de un mismo vientre. Éstos, no. Y lloran a la misma hora, van de cuerpo a la misma hora...Lo único distinto en ellos es el sexo: dos niñas y dos varones.

ENFERMERA 2: El equilibrio, pus. No te preocupes.-.

ENFERMERA 1: Que no me preocupe?. Mira! Parece que hasta el Alcalde se ha inquietado! Ahí va hacia la Maternidad...



(Pasa el Alcalde por el escenario, sin decir palabra, siempre con su gesto adusto. Se oye el llanto de recién nacidos. Las enfermeras consultan sus relojes pulsera).



ENFERMERA 1: Es la hora. Los cuatro juntos. Ni se atrasan, ni se adelantan.

ENFERMERA 2: Vamos ¡. (Salen)



(El Narrador vuelve de un salto y queda en el centro de la escena)



NARRADOR: Desde este momento, todos los niños que nacieron en el pueblo, fueron EXACTAMENTE iguales. Al parecer, la Naturaleza, fatigada de cincelar individuos, se había dedicado a la fabricación en masa.



(Se hace a un lado. Aparecen, de cada extremo del escenario, dos señoras vestidas de calle. Cada una con un cochecito de bebé. Se encuentran. Se saludan. Ponen los cochecitos uno junto al otro ).



MADRE 1: Buenos días, señora.

MADRE 2: Buenos días ,señora.

MADRE 1: Hermoso día ,¿verdad?.

MADRE 2: Sí. Aún no ha llegado el frío.

MADRE 1: (Aparte) Mi nene es más grande.

MADRE 2: (Aparte) Mi nene es más gordito.

MADRE 1: (Aparte) Mi nene es más lindo.

MADRE 2: (Aparte) No hay comparación.

MADRE 1: Adiós, señora.

MADRE 2: Que le vaya bien, señora.



(Salen por extremos opuestos. Vuelve el Narrador)



NARRADOR: Pero las madres, aunque son santas, mienten cuando se trata de los hijos. Los niños eran IDÉNTICOS. Y...siendo idénticos...consumían igual cantidad de leche, tenían el mismo talle de ropa. Se uniformó el consumo, como había sucedido con los rostros. Nunca les creció el cabello....Tenían los ojos del mismo color indefinido, la misma especie de nariz, una boca sin labios. Crecían a ritmo parejo. No se enfermaban. A todos les salió el primer diente al unísono.



(Aparecen el Alcalde y el Jefe de Policía. Conversando)



ALCALDE: (Tratando de inspirar confianza) .Nosotros lo arreglaremos. Hasta que llegue el día en que podamos tomarles las impresiones digitales, cada niño llevará una tarjeta de identificación, con todos sus datos personales...

JEFE: Me parece acertado. Reformaremos el Registro Civil.

ALCALDE: Dadas las circunstancias, por demás especiales, me parece oportuna su idea. (Salen) (El Narrador al centro)

NARRADOR: Pero ocurrió que pasaron los años y se dieron situaciones como éstas...



(Entran dos actores vestidos con malla negra. En la cabeza, según las posibilidades económicas de la puesta en escena, llevarán una máscara con las facciones humanas muy esquematizadas o una media de nylon con dos círculos negros para los ojos y uno rojo para la boca. Sobre la malla negra llevan un guardapolvos y, prendida con un alfiler, la tarjeta de identificación)



NIÑO 1: ¿Estudiaste?.

NIÑO 2: Yo, sí.

NIÑO 1: Entonces, cambiémonos las tarjetas. Mañana estudiaré yo y volveremos a cambiarlas.

NIÑO 2: Me parece una gran idea. ¿No te gustaría cambiar de padres ?.

NIÑO 1: ¿Cómo son los tuyos?.

NIÑO 2: Son buenas personas, pero aburridas. Eso sí, no dan palizas.

NIÑO 1: Entonces, acepto. Los míos son entretenidos, se pelean todo el día. Pero me gustaría variar...

NIÑO 2: (Se cambian las tarjetas) Entonces: yo soy tú y tú eres yo...

NIÑO 1: Desde ahora ¡. (Se palmotean, riendo. Suena la campana , insistentemente)

NIÑO 2: Apresurémonos o llegaremos tarde. (Salen corriendo)



NARRADOR: Los niños...?nuevos?...crecieron. Ya sumaban dos generaciones. Y el Alcalde y el Jefe de Policía seguían en sus cargos. Todos sabían sus muchos defectos. El Alcalde malversaba fondos, el Jefe de Policía era socio de tahúres, pero...TENÍAN ROSTRO PROPIO .Cuando los del rostro nuevo llegaron a la edad del amor...ocurrió que... (Diapositiva de los símbolos químicos de hombre y mujer. Luego vuelve el Narrador y se da una palmada en la frente) Me olvidaba ¡ Señor sonidista: una melodía ? ad hoc? (Melodía) Gracias. (Vuelve al rincón) (Entran un actor y una actriz con mallas negras y máscaras. Ella lleva una breve falda, negra también )



HOMBRE: Te amo.

MUJER: (Coqueta) Sí. ¿Por qué?.

HOMBRE: Por tus ojos, por tu piel, por tu voz...por...(Entra una mujer, vestida igual, con máscara. El actor las mira a las dos .En ese instante, se raya el disco de la melodía)(Confundido)...decía que...

MUJER 1: (Empujando a la 2) Dejalo. Es mío.

MUJER 2: (Ríe) ¿Tuyo? ¿Cómo sabés que es tuyo? ¿ Es el mismo de ayer?.

MUJER 1: (Duda) Sí...era él...(Lo mira) Creo que era él.

MUJER 2: Ves?. Es mío y es tuyo. Podemos compartirlo.¿ Qué más da?. Son todos iguales...Disfrutemos el instante de posesión...después...se perderá entre los otros....

MUJER 1: (Triste) Pero...él me amaba...

MUJER 2: (Ridiculizándola) Hablás como la abuela.

MUJER 1: (Reacciona) Pero ella amó.

HOMBRE: No llores. Se me ocurre una idea.

MUJERES: ¿Cuál? Cuál?.

HOMBRE: Si te hirieras...por una cicatriz...yo te reconocería entre todas...

MUJERES: (Aplauden) Bien! Bien!. ( Extraen cuchillitos de sus polleras y se hacen un tajo en la cara. Les queda idéntica marca roja).

MUJER 1: Es a mí a quien amas?

MUJER 2: Me amas a mí?.



(Él las mira confundido. Sale corriendo seguido por las dos. Aparecen el Alcalde y el Jefe de policía, con los cabellos canos y apoyándose en bastones. El Narrador, desde su rincón, hace señas al iluminador y le advierte, en aparte).



NARRADOR: Luz azul! AZUL! De TRISTEZA!.

ALCALDE: Amigo, esto no puede seguir así. Pronto moriremos.¿ Quién nos reemplazará?.

JEFE: Tuve tres hijos...pero no sé donde están...Un día se perdieron en la multitud. ¿ Quién heredará mi cargo?



(Salen meneando la cabeza. El Narrador vuelve al centro de la escena ).



NARRADOR: Y...pasaron muchas cosas...Pasó que los espejos se abolieron. Que el rostro universal apareció en las postales, puesto que ya no era `propiedad privada sino una especie de paisaje público. La fotografía o el retrato desaparecieron. Y un día...



(Mientras habla, colocan dos espejos en el escenario, de tal modo que cuando aparezcan los actores, las imágenes se multipliquen ).



Los que poseían el rostro universal y eran la gran mayoría de la población, decidieron que había llegado (con énfasis) la ?coyuntura histórica? para tomar el poder. Se reunieron en una gran Asamblea.



(Redoble de tambores. Aparecen unos seis o siete actores y actrices con máscaras y mallas negras. Los espejos los multiplican )



HOMBRE 1: (Da un paso al frente. Lleva una letra ?A? estampada sobre el pecho)

Yo soy ?A? .Soy uno de los cuatro que estrenamos el rostro universal. Ha llegado la hora de que asumamos el control de esta comunidad. Reclamo nuestros derechos cronológicos. Propongo que? B,? ? C? , y? D? gobiernen conmigo. Para obviar dificultades, yo he de casarme con ?B? y ?C? lo hará con ?D?. (Se adelantan los mencionados y forman dos parejas) Para evitar confundirnos haremos construir una fortaleza donde hemos de vivir. ¿ Están de acuerdo?. (Cruzan el brazo sobre el pecho y gritan)

TODOS: Si! VIVAN LOS GRANDES CUATRO 1.



(Se retiran en fila india llevándose los espejos )



NARRADOR: (Diapositiva de una fortaleza) Pero...no hay muros suficientemente gruesos como para que no los penetre la intriga...



(Se retira a su rincón. En un fardo de pasto aparece recostado un actor con malla negra y máscara. Duerme. Dos iguales lo miran).



HOMBRE 1: ¿Dónde estoy?

HOMBRE 2: En el campo.

HOMBRE 1: (Desesperado) No puede ser ¡.Yo soy ?A?!. (Se golpea el pecho. Pero no hay ninguna letra ) Yo soy ?A? ¡. (Los otros se encogen de hombros).

HOMBRE 2: (Haciendo un gesto con el índice en la sien al Hombre 3). ¡ Dice que es ?A? !. ¡ Buenos días, Excelencia ¡.

HOMBRE 1: (Llorando) Les juro que soy ?A? ¡.Llévenme a la fortaleza ¡ Serán recompensados ¡.

HOMBRE 2: Seríamos decapitados. Esta mañana aparecieron LOS GRANDES CUATRO en el balcón ,saludando al pueblo. (redoble de tambores ).

HOMBRE 1: ¿ Esta mañana?

HOMBRE 3: Sí. Esta mañana. Mientras tú dormías ? la mona? aquí.

HOMBRE 2: Dejémoslo. Está bebido.

HOMBRE 3: Sí. No nos metamos en líos. (Salen)

HOMBRE 1: (Los sigue, gritando) ¡ Yo soy ?A?! ¡ Yo soy ?A? ¡.

NARRADOR: (Al centro) Mientras tanto, en la fortaleza (redoble de tambores) hay un diálogo sugestivo...



(Aparecen dos actores con malla negra, casco y ametralladora. Se colocan a foro, uno en cada extremo. Entran el Sr. ?A? y la Sra. ?D?, con sendas coronas ).

Panorama
Autores Mendocinos

 

Copyright 2005 PUNTO COM S.A.  Reservados todos los derechos.