Poesia / A. Tejada Gómez 

DE HISTORIA DE TU AUSENCIA

Domingos a la tarde

por Armando Tejada Gómez

Y ni rosas ni nunca,
ciertos adioses solo.
Ni pensar cómo giran
su dedo los relojes
en el día sin fondo,
sin estaciones,
solo.
Y ni rosas ni nunca,
ni volveré
y adioses.

Por que hay novias
que aguardan
a orillas de relojes
aunque nunca
y adioses
con un ruido de andenes
rápidos,
toses pálidas
y cruces anegadas
de parientes y párpados.

Así pasa el domingo
___ su tortuga en la tarde ___ su tortuga en la tarde ___ su tortuga en la tarde ___
arrastrando su lenta
muchedumbre en las calles.
(Las muchachas detienen
la oficina en el bolso:
números como nombres,
lápices, direcciones
donde alguna sonrisa insistirá
besándolas,
olvidando y besándolas
para olvidar tan solo.)

Y ni rosas
ni nunca
ni pensar
y relojes
donde esconden,
reptantes,
los domingos la cola
a lo largo del rostro,
la voz,
los peatones.

(Los matrimonios llevan
disgustos minuciosos,
un programa de cine donde la vida es corta
y llaves y pastillas
y pequeñas prisiones.)

Porque un día sin fondo
repta por los relojes
y ni rosas ni nunca,
ni volveré
y adioses.

Mendoza, 1956

Jorge Ramponi
A. Tejada Gómez
Fernando Lorenzo
J. L. Escudero
A. Solá González
Ocho Clásicos
Otros Poetas
Poemas de Amor
Sala Bilingüe
Sala del Vino
Cómo leer un poema
Poemas de Lectores

 

Copyright 2005 PUNTO COM S.A.  Reservados todos los derechos.