Poesia / J. L. Escudero 

Tratamiento de la gripe

por J.L. Escudero

El hombre se ha hecho para sufrir
y no llorar por más que le pegue azotes la vida,
decían los antiguos.
Entonces cuando se le da una gripe
hay que dejarlo solito que se defleme,
no entregarlo al méico ni ofrecerle aspirina.

No irle con tesitos de chachacoma o jarilla
ni andarle palpando la frente. Déjenlo
hasta que decidan los viros
qué van a hacer con él.

Abrigarlo bien sí
para que sude los venenos.
¿Y si la fiebre le sube a mucho?
Ah, en cuanto se complique,
mirarlo al enfermo con respeto,
desde prudente distancia
e ir pensando en lo más pior,
pero sin hacer aspamento
porque temprano o tarde todo bicho viviente
estira la pata y se acabó el cuento.

Jorge Ramponi
A. Tejada Gómez
Fernando Lorenzo
J. L. Escudero
A. Solá González
Ocho Clásicos
Otros Poetas
Poemas de Amor
Sala Bilingüe
Sala del Vino
Cómo leer un poema
Poemas de Lectores

 

Copyright 2005 PUNTO COM S.A.  Reservados todos los derechos.